Revelado 50 años despues

 

En la foto superior se aprecia una cámara Contessa Piccolette de la década del 20 (copia de la Kodak Vest Pocket) con lente Carl Zeiss Jena Tessar 75 4.5 y obturador Compur. Esta cámara, cargada con un rollo Kodak Plus-X formato 127 llegó a mis manos a través de una alumna de uno de los cursos que dicto.

Como por fortuna no supo como se abría, avanzó todo el rollo por lo que podía suceder que no hubiera nada sacado o que en efecto, tuviera imágenes. Se desconocía la edad de ese rollo, pero imaginé que no debía bajar de 50 años (la cámara era de su abuelo)

La cosa es que aunque ya la imagen latente no existiera, no podía perder la oportunidad de intentar un revelado.
Para quienes no conozcan el formato 127 dejo una foto comparándolo con los dos formatos de película en rollo todavía con vida:

Esta cámara permitía tomar 8 fotos de 4×6 cm.
El formato 127 se introdujo en el mercado en 1912 y se dejó de fabricar en julio de 1995. La película en cuestión todavía se fabrica, aunque obviamente no en ese formato.

El desafío de revelar una película expuesta muchos años atrás comenzaba por estimar el tiempo correcto de revelado.

Investigando en Internet y tratando de encontrar experiencias similares (infructuosamente) finalmente logré acercarme a un tiempo de revelado tentativo, utilizando el método de la gota (*).

Luego del proceso de revelado, el negativo tenía un visible y profundo velo, pero a trasluz y con una iluminación potente se alcanzaban a ver 7 fotogramas, uno de ellos se destacaba del resto, quizá subexpuesto originalmente.
Elegí éste fotograma y lo digitalicé con el escáner. El resto no fue posible, ya que tenían tanto velo que el escáner no lo reconocía. Para ellos utilicé otra técnica.
Los reproduje con la cámara digital como si fueran diapositivas. Adherí la película a un vidrio, la retroiluminé con el flash y fotografié los 6 fotogramas restantes.

La mejor de las imágenes rescatadas, la escaneada, es ésta:

Cuando la interesada vio esta foto, inmediatamente identificó a su madre en la señorita que está abajo a la derecha y estimó que la fotografía data de aproximadamente 1960. O sea con  50 años al momento del revelado.
Se cree que fue tomada por su abuelo y como en 1960 la cámara ya tenía casi 40 años de antigüedad, es muy probable que su abuelo la hubiera heredado de su padre, o sea que el bisabuelo de la actual heredera de la cámara habría sido el original propietario.

Todo esto fue una vivencia enriquecedora y por demás emocionante.
Enriquecedora porque fue una experiencia fotográfica nueva y que no creo que se vea muy seguido.
Y emocionante porque con sólo pensar el hecho de haber sido el primero en ver estas imágenes después de 50 años y que el autor lamentablemente no haya podido verlas, se me pone la piel de gallina.


(*) El “método de la gota” consiste en colocar una gota de revelador sobre una porción velada de película y cronometrar el tiempo que tarda en ponerse del mismo tono que la emulsión seca (al colocar la gota la emulsión se aclara y luego comienza a oscurecerse hasta llegar a negro).
A este tiempo en segundos se lo divide por 4 y el resultado es el tiempo en minutos que debe darse al revelado.
Está claro que es un tiempo aproximado y el método sólo debería ser usado en situaciones críticas como último recurso.

Theme — Timber
Todos los contenidos © José María Fafaglia 1990-2015
Back to top